miércoles, 10 de febrero de 2010

El Amor nos Hace Libres


Ser libre

Ser libre es asumir el riesgo de equivocarse y aceptar con humildad el error. Ser libre es superar la moda, los tabúes, los prejuicios y animarse a vencer los condicionamientos.

Ser libre es conocerse a uno mismo, tomar conciencia de aquello que se puede dar y luchar por hacerlo realidad.

Ser libre es aceptarse como uno es teniendo la valentía de cambiar aquello que se puede mejorar.

Ser libre es asumir la responsabilidad de los propios pensamientos, palabras y actos.

Ser libre es ser auténtico, coherente y fiel a lo que uno debe ser.

Ser libre es romper con el egoísmo que nos atrapa y nos impide lanzarnos de lleno a los demás.

Ser libre es mirar a todos con ojos de hermano sintiéndonos iguales, fraternos, unidos.

Ser libre es ser fuerte cuando todos son débiles, es gritar en voz alta cuando los demás callan. Ser libre es atreverse a renovar el mundo.

Ser libre es vivir la audacia de creer, en un mundo incrédulo; de luchar, en un mundo que bajó los brazos; de esperar, en un mundo sin esperanza.

Ser libre es reconocer en la propia existencia la huella imborrable de alguien que nos trasciende, del cual venimos y a quien vamos…

Ser verdaderamente libre es entregarse por amor a los demás. Por eso la verdadera libertad no es una meta; es una práctica: la práctica del amor.

Como Jesús… Sólo Cristo hace al hombre verdaderamente libre, porque vivió a pleno su libertad, porque vivió para amar.


(M. Murua)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada